La elección de la ropa de cama es algo muy personal, y el tejido de las sábanas no siempre es una fácil elección. En este artículo te hablaremos de dos de las telas más comunes para vestir nuestras camas: el algodón o el poliéster. Si te encuentras en una disyuntiva y no acabas por decidirte, sigue leyendo y podrás conocer los pros y los contras de cada una de estas telas.

Poliéster

Para comenzar a hablar del poliéster debemos hacer mención a su composición. Este material es un elastómero que se caracteriza por su gran resistencia, pero el nombre que comúnmente le damos al poliéster suele hacerle referencia a los materiales sintéticos. La fabricación de éstos es llevada a cabo mediante el tratamiento del aire, agua y material sintético.

Pros del Poliéster

El poliéster es un material que no se contrae ni estrecha con las lavadas; es un material muy resistente, lo que lo hace duradero a largo plazo. Además, su sólida composición hace que no se arrugue y pueda ser planchado con gran facilidad.

Contras del Poliéster

Lo cierto es que, como todas las cosas del mundo, el poliéster también tiene sus aspectos negativos. Lo primero que debes saber es que este material puede resultar incómodo para la transpiración de la piel, por lo que, si eres una persona que sude o sufra de calor comúnmente, quizás deberías elegir otro material como ideal para vestir tu cama.

Por otra parte, el poliéster puede no resultar tan agradable al tacto como otros materiales suaves y sedosos que agradan a cualquiera.

Por último, si hacemos referencia al medio ambiente debemos recordar que el poliéster no es biodegradable y puede ser dañino para el medioambiente.

Algodón

El algodón es un material conocido por todos nosotros, que se crea tratando la vaina del algodón. Es uno de los materiales preferidos para el sector textil, y, por lo tanto, suele ser una elección muy frecuente para nuestras sábanas. A continuación veremos las ventajas y desventajas que tiene este producto.

Pros del Algodón

El algodón es un material con el que te podrás olvidar de las molestas bolitas o pelusillas que suelen formarse con el tiempo en nuestra ropa de cama. Además, al contrario de como ocurría con el poliéster, el algodón es un producto natural, sin componentes químicos.

Además, el algodón es un material que se seca con gran rapidez y es también muy resistente a las temperaturas calientes, por lo que no se estropea.

Contras del Algodón

Aunque hemos dicho que el algodón aguanta altas temperaturas, hay que dejar claro que lo que queremos decir con esto es que el material no se estropea con altas temperaturas, pero sí que puede encoger, por lo que es recomendable que andar con cuidado.

Por otra parte, el algodón es un material algo más complicado para eliminar las manchas, por lo que tendrás que tenerlo en cuenta dependiendo del uso que le vayas a dar.